Introducción a Running Lean y Lean Startup: ¿son mejor que las Metodologías Ágiles?

Un poco de (mi) historia

En clase de Ingeniería Informática, yo soy de los que siempre discutía que enseñarnos e insistirnos a utilizar el modelo en cascada era un error, que escribir ese tocho de documentación formal no era sólo una pérdida de tiempo, sino que aseguraba un fracaso y decepción del cliente.

De ahí, descubrí las metodologías ágiles y me encantaron. De hecho, hice una presentación a mis compañeros de clase para que se animaran a utilizarlas. Llegué a documentar 107 ventajas respecto al desarrollo en cascada [1].

Pero cuando empecé mi proyecto fin de carrera, me di cuenta que las metodologías que conocía (XP, Scrum y Kanban) no me eran realmente útiles: mi producto no era para un único cliente, sino que iba dirigido a usuarios finales (cuantos más mejor). Además, parecía que iba a desarrollar el proyecto yo sólo sin la ayuda de un equipo. Tras investigar un poco, me decanté por Kanban pero únicamente por ser el más flexible (y kanbanize como software de gestión a utilizar).


¿Deberías usar Lean Startup y Running Lean?

Entonces descubro Lean Startup; y después Running Lean, que se basa en el primero y que se ajusta perfectamente a lo que estoy haciendo. Ni Lean Startup ni Running Lean son mejores que las metodologías ágiles. Unos son mejor para una cosa y otros para otra. Este artículo pretende aclarar si tú deberías empezar estos libros mañana:

Caso 1: tengo un jefe y él decide lo que hay que hacer. Aunque Lean Startup es algo nuevo (el libro fue publicado en el 2011), es sorprendente la acogida que ha tenido en todo el mundo. Si tu jefe no lo conoce ya, debería alegrarse de hacerlo.

Caso 2: mi producto es para un cliente o una empresa en particular, se trata de hacer lo que ellos piden eficientemente. Para este caso, las metodologías ágiles son perfectas. Cuál elegir es cuestión de gustos pero probablemente sea mejor empezar con Scrum o XP, pues enseñan importantes conceptos. Una vez aprendidos, a mi personalmente, me gusta más Kanban.

Caso 3: mi producto es para usuarios finales (cuantos más mejor). Entonces no cometas el error de utilizar las metodologías ágiles. No emplees varios meses de tu vida en construir algo “eficientemente” para descubrir luego que nadie lo utiliza. Sigue leyendo, Lean Startup te gustará; y Running Lean aún más.

“Life’s too short to build something nobody wants” (Ash Maurya, autor de Running Lean).

Lean Startup

Lean Startup es un conjunto de principios para ayudarnos a encontrar el producto que nuestros clientes estén deseando comprar, incurriendo en el menor gasto posible (en mi caso particular, en el menor tiempo posible).

Si estás leyendo este artículo, probablemente tú ya tengas una gran idea que quieres desarrollar. Como tú, antes hubo muchos emprendedores que tuvieron éxito y todos dicen lo mismo: fracasaron muchas veces antes del éxito [2] pero, en cada fracaso, aprendieron algo importante. Y esa es la clave de Lean Startup: “fracasar” rápido para aprender rápido lo que nos va a llevar al éxito.

mejora tu producto DESPUÉS de encontrar uno exitoso
Tu idea es muy buena pero probablemente necesita unos pequeños cambios para que sea un éxito: optimiza tu idea DESPUÉS de encontrar una solución que realmente funcione.

Quizás te suene ya el concepto de MVP (Mínimo Producto Viable). Pues bien, este concepto, que se ha popularizado gracias a Lean Startup, viene a decir lo siguiente:

Tenemos que tratar de construir el mínimo producto posible que nos permita aprender lo máximo posible. De hecho, el MVP puede ser poco más que una landing page con un video y un cuadro de texto que pida introducir los emails a los interesados; pero también puede ser un prototipo del núcleo del producto final sin ninguna característica añadida. Se trata de comprobar cuanto antes, científicamente [3], si hay early adopters [4] realmente interesados en el producto.

Quiero avisar de que todos los conceptos de este libro son de sentido común, que te lo vas a leer y vas a estar pensando: si todo es tan lógico, ¿por qué no lo hemos hecho así antes?

Evidentemente, se hablan de más cosas en el libro. Pero mi objetivo aquí es sólo informaros sobre este tema y animaros a conocer más sobre este, si en este momento os conviene.

Hay una cosa de Lean Startup que no me gustó. Uno acaba de leerse el libro y piensa: he conocido un nuevo mundo bello y hermoso pero, ¿y ahora cómo empiezo a aplicar todos esos principios? Entra en escena Running Lean.

Running Lean

Running Lean es la mejor guía paso a paso para aplicar los principios de Lean Startup. Esto no lo digo sólo yo, sino también el propio autor de Lean Startup:

I have heard an overwhelming demand for practical guidance for how to put Lean Startup principles into practice. There is no better person to begin that mission than Ash Maurya. (…) Running Lean provides a step-by-step blueprint to put these ideas into action.

La primera edición de Running Lean estaba enfocada a emprendedores que quieren construir productos basados en la web, como el propio autor. La segunda edición (del 2014), que es la que recomiendo, amplía su foco no sólo a desarrolladores de todo tipo, sino también a CEOs y cualquier emprendedor.

Portada de Running Lean
Mi nueva religión se llama Running Lean

Diría que con leerse Running Lean es suficiente, que no hace falta leerse Lean Startup. El libro Lean Startup tiene muchos ejemplos, muchos casos de estudio y explica una y otra vez conceptos similares de distintas formas, ayudando a entender e interiorizar mejor los conceptos. Running Lean va al grano, es muy práctico y va diciendo lo que tenemos que ir haciendo, paso a paso.

Running Lean (second edition) está estructurado como sigue:

  1. Introducción
  2. Ash Maurya nos pone manos a la obra a hacer nuestros Lean Canvas [5], que es una forma muy breve, en una carilla de un folio, de describir todas la piezas que se ven involucradas en nuestro negocio. En mi caso, puesto que soy un desarrollador, estaba muy fuerte en mi solución propuesta, en mi producto a construir, pero muy verde en otras piezas. Alguna de estas piezas son: los problemas o necesidades a cubrir, las fuentes de ingresos, las métricas clave a utilizar, nuestra ventaja de ganador o aquella que es muy difícil que nos copien (si nuestro producto es un éxito, intentarán copiarlo), nuestra proposición de valor única… 
  3. Priorización: por dónde empezar.
  4. Testeo sistemático de nuestro plan:
    1. Encontrar un problema que valga la pena solucionar.
      1. Entender a nuestros posibles clientes, principalmente mediante entrevistas.
      2. Definir una solución, primero construyendo una demo (mock-up, video…) que parezca real, y luego nuestro MVP.
    2. Testeo de si hemos construido algo que la gente quiere
      1. Microescala: validación cualitativa de si hemos construido algo que nuestros clientes quieren, esto es, seguir a mano, uno a uno y presencialmente lo que hacen nuestros early adopters [4] y como interactúan con nuestro producto.
      2. Macroescala: validación cuantitativa de si hemos construido algo que nuestros clientes quieren. Si es así, es hora de elegir un motor de crecimiento y volar.
  5. Material extra.

    Quiero hacer mi proyecto fin de carrera  basandome en Running Lean

    Ese soy yo… Y está siendo duro adaptar la memoria, pensada para el desarrollo en cascada (y que se adapta bastante bien a las metodologías ágiles), a Running Lean. En Running Lean no hay diagramas de Gantt, no hay planificación, no hay requisitos…

    En fin, que si queréis os la paso (el proyecto todavía no está acabado) para que podáis dedicaros a crear cosas chulas y no tengáis que perder tanto tiempo documentando, como yo.

    Una mala noticia

    Si no me equivoco, acaban de traducir la primera versión de Running Lean al español. Pero la que yo me he leído y recomiendo es la segunda versión y diría que está muy mejorada. ¡Hoy en día hay que saber inglés!

    __________________
    [1] Sin exagerar (bueno, un poquito sí; esto último es una broma de hecho jeje)
    [2] Acorde con mi propia experiencia: todos los emprendedores que dan charlas dicen eso.
    [3] Sí, Lean Startup utiliza el método científico. Parte de una hipótesis que tenemos que aceptar o refutar según los resultados de las métricas.
    [4] Los early adopters son aquellos clientes que más ganas tienen de usar tu solución, que prefieren utilizarla cuanto antes en lugar de esperar a que el producto esté perfecto y que dan un continuo feedback, pues quieren que el producto se ajuste a sus necesidades.
    [5] Lean Canvas está basado en el ya bastante conocido Business Model Canvas.

    Share Button

    3 comments

    1. Muy bueno lo que has escrito, con mi mujer y una amiga que también son informáticas siempre estamos buscando alguna forma mejor, rápida y pragmática para hacer las cosas, y hemos
      pasado por varias sin realmente poder dar en el clavo.
      Si se puede me parecería interesante que me envíes lo que tienes, yo ahora tengo que
      ver de conseguir el libro, acá en Argetina es todo mas complicado últimamente.

      1. Por si ayuda, yo lo compré por eBay en Londres (en España no lo encontré). Supongo que debe ser fácil de encontrar en los EEUU también. No entiendo a lo que te refieres con “lo que tienes” jeje

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>